Abogados accidentes o delitos de tráfico

Si usted está aquí es porque tiene un juicio por alcoholemia y necesita un buen abogado penalista

En Guerra Bermúdez Abogados estamos especializados en procesos judiciales por delitos de alcoholemia y drogas, delitos contra la seguridad vial y accidentes donde el conductor superó la tasa de alcoholemia. 

Ha superado la tasa de alcohol y cabe la posibilidad de que pierda pierda el carnet de conducir, o no. No cabe duda que la pericia y experiencia del abogado puede evitarlo. El atestado policial de alcoholemia puede contener errores que hagan que la prueba sea nula en juicio y usted salga absuelto.

Le invitamos a que nos llame, compruebe si somos de confianza, verifique si sabemos de lo que hablamos; recuerde que la primera consulta es gratis.

Recuerde que la confianza es el pilar de la relación abogado cliente y mucho más cuando hablamos de un delito penal como lo es la alcoholemia, castigado con penas de prisión.

Tasa de alcohol permitida

La tasa de alcohol en sangre máxima permitida para conducir es de 0,50 gramos por litro (0,25 mg/l en aire espirado). No obstante, hay que tener en cuenta que conducir por encima de 1,2 gramos por litro en sangre (0,60 en aire espirado) tiene consecuencias muy graves.

Sanciones y multas por superar los límites de alcohol en sangre

Sanciones por vía administrativa

  • Sanciones leves al exceder la tasa de alcoholemia: Aquellos que no hayan bebido grandes cantidades pero aun así se exceda levemente la tasa (entre 0,25 a 0,50 en aire), pueden enfrentarse a sanciones que impliquen la retirada de cuatro puntos del carnet de conducir y una multa económica de hasta 500 euros.
  • Sanción grave sin consecuencias penales: La sanción administrativa que se impone, al superar el límite máximo establecido y sin llegar al límite que implicaría ir a juicio (desde 0, 25 mg/l a 0,60 mg/l en aire espirado), puede ascender hasta los 1.000 euros y la retirada de hasta 6 puntos del carnet de conducir.
  • Infracciones graves: Si la infracción ha sido muy grave esto puedo derivar en la pérdida del carnet de conducir.

Sanciones por vía penal

  • Infracciones con posibilidad de ingreso en prisión: Superar la tasa de alcohol en aire espirado de 0,60 mg/l (1,2 gr/l en sangre), además del gran riesgo que supone para nuestra seguridad y la del resto de conductores, puede acarrear una multa de 6 a 12 meses de trabajos sociales en beneficio de la comunidad y la privación del derecho a conducir de uno a cuatro años. Incluso pueden darse penas de prisión de 3 a 6 meses y, si se tiene antecedentes, podría implicar el ingreso en prisión.

FAQ

Esta es la primera, de hecho es lo normal, cualquier persona quiere saber si va a poder seguir conduciendo pues, en muchos casos, es imprescindible para poder seguir trabajando, es su herramienta de trabajo. Nos referimos a taxistas, comerciales, transportistas, autónomos y muchas personas a las que la retirada del permiso de circulación les supone un grave quebranto.

Si la tasa de alcoholemia es superior a 0,60, la condena, en la mayoría de los casos, está asegurada, salvo en aquellos casos en los que, una vez examinado el atestado, pueda comprobarse errores de bulto que hagan que la prueba de alcoholemia sea nula de pleno derecho.

No cabe duda que fraccionar la retirada del carnet de conducir supone para el conductor imputado por un delito de alcoholemia, conducción temeraria o por negativa a someterse a una prueba de alcoholemia, poder seguir con su día a día, siempre que la pena se cumpla en unos determinados días como por ejemplo los fines de semana, festivos y vacaciones.

Para poder pedir el fraccionamiento es necesario que haya delito, es decir, que un Juzgado de Instrucción o penal, en su caso, haya condenado a una persona por un delito del artículo 379.2 del Código Penal. Si la «condena» es administrativa, es decir, hablamos de una multa no tiene lugar el fraccionamiento.

La legislación española y concretamente nuestro Código Penal no habla de fraccionamiento de la condena, es decir, no prevé esa posibilidad, pero tampoco lo impide. Por tanto, los juzgados tienen potestad para conceder o no esta posibilidad y para ello tiene que darse los siguientes requisitos:

Ha de tratarse de un conductor profesional. El investigado por la comisión de un delito contra la seguridad vial debe probar ante el Juez que su profesión depende de su vehículo, es decir, que se trata de: un transportista, comercial, etc.
Han de demostrarse las cargas familiares. El investigado por la comisión de un delito contra la seguridad vial debe probar ante el Juez que si le quitan el carnet de conducir, las consecuencias las pagará toda su familia.
 Ha de formalizarse una propuesta de fraccionamiento. El conductor, a través de su abogado penalista, debe proponer un plan de fraccionamiento para cumplir con su pena de retirada del permiso de conducir.